Activismo en bicicleta y trabajo voluntario por la democratización de la vía pública

Foto: Kristoffer Schwetje

Presente y futuro de la movilidad en centros urbanos

En vez de ir en U-Bahn, transpirando bajo la máscara, exponiéndose al riesgo de una infección, en 2020 much*s berlines*s eligieron la bici como alternativa más segura, llevando a un aumento estimado en un 23% el uso de la bicicleta como medio de transporte. Irónicamente, esta ventaja que ofrece la bici en tiempos de pandemia tiene dos caras, ya que este mismo año resultaron muert*s 18 ciclistas víctimas de accidentes de tráfico (tres veces más que en 2019). Como respuesta al incremento repentino del uso de bicicletas y consiente de sus ventajas, la ciudad creó espontáneas ciclovías señalizadas con pintura en varias arterias de la ciudad. A estas nuevas ciclovías se las denomina Pop Up Bike Lanes. La protesta no se hizo esperar y llegó de la mano de la agrupación política de ultra derecha AfD (“Alternative für Deutschland”). Sin embargo, pese a los reclamos, el pasado mes de enero el tribunal administrativo superior confirmó que el proyecto de las ciclovías “espontáneas” seguirá su curso tal y como estaba previsto desde un principio.

En Berlín, como en otras grandes ciudades del mundo, existe un debate permanente sobre la distribución del espacio público y el acceso a las vías de circulación. Tocando temas como urbanización, igualdad social, sostenibilidad y salud se plantea un revisionismo crítico sobre el estado actual del paisaje urbano y el futuro de la movilidad. Ya antes de la pandemia la bici representaba una opción económica, ecológica y saludable, además de un efectivo medio de transporte para zonas urbanas. No obstante, la infraestructura planificada para el uso de bicicletas, delata una evidente desigualdad en lo que ha sido históricamente la evolución de la infraestructura para automóviles, impulsada tanto por el sector público como privado. Como consecuencia de dicha desigualdad, l*s ciclistas a lo largo del tiempo se han ido organizando en reclamo de más espacio y una infraestructuras más segura, que permita un modelo de inclusión para niñ*s y personas adultas mayores. La contracara a esta iniciativa solidaria de y para l*s ciclistas, la representan sectores conservadores ligados al consumo y/o comercialización de la industria automovilística quienes se rehúsan a abandonar su posición de privilegio en la vía pública.

Iniciativas políticas en Berlín

La clase política tradicionalmente tomó con cierta apatía esta temática, lo que generó que distintos grupos y asociaciones de ciclistas comiencen a impulsar iniciativas de carácter político. En 2016 la organización Volksentscheid Fahrrad (“plebiscito bicicleta”) recogió en 3 ½ semanas junto con el ADFC (Asociación nacional por los intereses de l*s ciclistas) y el BUND (organización por el medio ambiente y la naturaleza) 105.425 firmas para presentar ante el Parlamento de la ciudad y lograr un plebiscito. Así se puso en marcha el desarrollo de una ley nueva para la movilidad (Gesetz zur Neuregelung gesetzlicher Vorschriften zur Mobilitätsgewährleistung) que después de varias negociaciones fue finalmente implantada en 2018.

La nueva ley comprende entre otros puntos, resoluciones sobre el tráfico de peatones, el transporte público colectivo y el ciclismo. Para este último, contempla la construcción de por lo menos 100 km de vías rápidas, 50.000 estacionamientos seguros y una red de alquiler de bicicletas expandida por varios puntos de la ciudad. Se espera que dicha ley sea una medida ejemplificadora que sirva de señal para generar los cambios esperados y exista una mayor igualdad de derechos entre los miembros del tráfico urbano.

Foto: Kristoffer Schwetje

La aprobación de la ley es percibida como un avance en materia de igualdad de derechos en la vía pública y también como un reconocimiento a los grupos de activistas de la bici que promueven su uso, no solo por haber logrado el plebiscito, sino por el gran numero de actividades que llevan adelante. Entre ellas se destacan los piquetes masivos cada vez que un* ciclista es atropellad* y el descubrimiento de una bicicleta pintada íntegramente de blanco en el lugar del accidente para recordar a la victima. También estos grupos realizan denuncias y escraches tanto ante la policía como en redes sociales a aquellos automovilistas que no cumplen con las normas de seguridad. Cada año se organizan manifestaciones y excursiones como la Critical Mass y much*s de ell*s participan como voluntari*s ofreciendo talleres gratuitos de reparación, incluso algunos orientados específicamente a la población migrante y de refugiad*s.

Con ese entusiasmo propio del trabajo voluntario y solidario, se han realizado ya numerosos eventos y ferias generando una autentica cultura de Festivales anticapitalistas que a continuación nos narran algún*s de sus propios protagonistas: Jonas de Rückenwind, Tatze de FRE!LAUF, Paulin de Bike Kitchen North East y Mascha de Changing Cities.

 

Jonas de Rückenwind

Foto: Ahmad Ali

En qué organización estás involucrad*?
Participo como voluntario en Rückenwind – Bikes for refugees.

Qué hace la organización?
Rückenwind es una organización sin fines de lucro que ofrece bicicletas a refugiad*s. Las bicis llegan a nuestra organización a través de donaciones que hace la gente y nosotr*s nos encargamos de acompañar a l*s refugiad*s interesados en llevárselas, a que ell*s mism*s aprendan a repararlas y hacerles mantenimiento.

Cuál es exactamente tu tarea?
Yo coordino a l*s voluntari*s, organizo el taller, eventos y paseos en bici. Además participo en trabajos de reparación. También me ocupo de las relaciones públicas y la recaudación de fondos.

Qué te motivó a participar en Rückenwind?
Ya desde hace mucho tiempo quería hacer un voluntariado. En Berlín sobran los proyectos sociales de voluntariad*s; finalmente di con Rückenwind por GoVolunteer (una red de trabajos voluntarios). Lo que yo buscaba era combinar mi pasión por las bicis con la temática de l*s refugiad*s. Al mismo tiempo, reivindicar el uso de la bicicleta como opción sostenible dentro de los distintos modelos de tráfico.

Qué es lo que más te gusta de este trabajo?
En nuestro taller creamos un espacio de intercambio, en el cual el origen, la religión, el sexo u otras categorías no tienen ninguna importancia. Acá todas las personas son iguales. Se superan las barreras lingüísticas y nos une la pasión por las bicis. Con nuestro trabajo contribuimos a promover una movilidad barata y saludable a nuev*s berlines*s. Solo l*s que pueden transportarse libremente tienen la oportunidad de conocer realmente la ciudad y sus alrededores y tener una genuina participación en la vida social.

Podrías nombrar algún momento especifico qué mejor ilustre tu actividad?
En vez de hablar de momentos, yo pienso más en encuentros – y de ellos hay un montón. Cada persona y cada bici tienen historias en su equipaje, a veces ambos superaron distancias muy largas. Rückenwind sirve sobretodo como sitio de encuentro y quiere juntar historias. Quien aprende sobre bicis aprende también sobre seres humanos – esto es muy enriquecedor para mí. En este modo intercambio quiero vivir mi vida, reivindicando algo que fue inventado hace mucho tiempo y no necesita de “updates” ni de accesorios.

 

Tatze de FRE!LAUF

En qué organización estás involucrad*?
Desde hace 3 años hago parte del movimiento auto-organizado (DIY) Bike-Camp FRE!LAUF.

Qué hace la organización?
Nos percibimos como un colectivo, somos una agrupación de muchas personas que con el tiempo nos hicimos amig*s, cuyos intereses principales consisten en reivindicar un transporte sostenible. Entre otras cosas, nos dedicamos a soldar y atornillar bicicletas, hacer todo tipo de trabajos manuales, compartir buena comida y también a bailar buena musica.
Una vez por año organizamos un festival de bici DIY de amig*s de las bicis para todes les interesad*s no solo en bici, sino también en diversión y política. Acá valoramos mucho a que tod*s puedan contribuir a dar forma al festival aportando cada un* lo que pueda. Actuamos de manera puramente solidaria sin ningún tipo de motivación comercial.
Cuándo no había Covid-19 y las preparaciones del festival no estaban a toda marcha podíamos dedicarnos a organizarnos políticamente, pero también lo hacíamos por puro hedonismo. Como colectivo participamos en manifestaciones, organizamos talleres, serigrafía y por supuesto, carreras en bicicleta. Para nosotr*s es fundamental hacer que el acceso a estos eventos sea fácil para así lograr la mayor convocatoria posible y que mucha gente tenga la posibilidad a aprender a amar la bicicleta y por qué no al punk y la política.

Foto: Anton Capellmann

Cuál es exactamente tu tarea?
Porque yo hago parte de FRE!LAUF desde el principio ya actué en varios sectores. Entre el colectivo nos organizamos en grupos de trabajo. Últimamente vengo participando en el grupo de trabajo creativo y el de los eventos, o sea he preparado folletos y posters para el camp y me ocupaba básicamente de contribuir a que dichos eventos sean lo más interesantes posibles.

Qué te motivó a participar en FRE!LAUF?
Me intereso mucho por el activismo ecológico y rechazo radicalmente la existencia de los autos, no me gustan para nada. Todo esto unido a gente interesante que tiene intereses similares a mí? Perfecto!

Qué es lo que más te gusta?
Fabricar cosas caseras, es decir con mis propias manos, el circo, el punk, la política? No sé, me encanta el activismo y apoyar a la gente. Estar con amig*s, probar cosas nuevas, explorar. Me hace sentir realizada estar en el equipo de FRE!LAUF.

Podrías nombrar algún momento especifico qué mejor ilustre tu actividad?
Todos los momentos son especiales. Por nuestro compromiso voluntario y nuestro entusiasmo creamos interacciones alternativas no-comerciales que nos permiten relacionarnos con mucha gente. Ofrecemos una propuesta crítica socio-ecológica y también un espacio, en el cuál la gente puede experimentar y desarrollarse. Todo esto me llena el alma!

 

Paulin de Bike Kitchen North East

En qué organización estás involucrad*?
Participo en el taller de bicis Bike Kitchen North East. Somos un taller de interés público sin fines de lucro abierto a todo el mundo que necesite apoyo para reparar sus bicis.

Qué hace la organización?
Contamos con un local grande donde almacenamos un montón de piezas de repuestos nuevas y usadas. Si algo está roto, nuestr*s visitantes las pueden usar para reparar su bicicleta. Nuestra tarea principal es mantener el taller a punto y también ayudar en las tareas de reparación.

Cuál es exactamente tu tarea?
Estar ahí cada miércoles y ayudar a la gente con sus bicis, ordenar el taller, recoger donaciones, pedir nuevos recambios y ahora en este contexto de Corona, acordar citas.

Foto: Paulin

Qué te motivó a participar en BKNE?
Cuando estudiaba mecatrónica en el sector de técnica de bicis ya me comprometía en una Bike Kitchen (taller especializado en reparación y promoción del uso de bicicleta). Por esto pensé que la BKNE era “el lugar a ir” cuando llegué a Berlín hace 2 anos.

Qué es lo que más te gusta?
Lo que más me gusta es que un* puede aprender de otr* y promover la re-utilización de repuestos usados. El hecho que cada un* sea responsable de la reparación de su propia bici genera que seamos cuidados*s con los recursos y al final después de todo el resultado tampoco tiene que ser perfecto, lo cual me da mucha libertad en la reparación y re-utilización de cosas. Contamos con el tiempo necesario para dedicarle a las bicis que necesiten una reparación compleja, cosa que otros talleres no siempre tienen. Esto genera siempre un dilema, porque en momentos así es cuando un* se cuestiona si tanta entrega vale la pena o no.

Podrías nombrar algún momento especifico qué mejor ilustre tu actividad?
Sobretodo en los últimos meses venía mucha gente a reparar su bici con propuestas muy interesantes. Fue muy lindo ver como ell*s trabajaban en sus propias bicis y al final se iban content*s con el resultado. Estos son grandes momentos de éxito. Me gustan también los momentos en los cuales las personas que vienen son muy distintas entre sí y difícilmente llegarían a conocerse fuera del taller. Hace poco vino una mujer adulta mayor que al principio no creía en sus capacidades para reparar su bici y al mismo tiempo, asumiendo mi identidad de género, percibiéndome como mujer, dudaba de las mías. A fin de cuentas no tuvo ningún problema en reparar su bici. Eso fue hermoso.

 

Mascha de Changing Cities

En qué organización estás involucrad*?
En la organización social sin fines de lucro Changing Cities.

Qué hace la organización?
Hablando a grandes rasgos, Changing Cities se plantea como objetivo mejorar la calidad de vida en centros urbanos. El foco está en el tema movilidad, en el empoderamiento y la seguridad de quienes se trasladan en bici y a pié. Changing Cities tiene como meta la distribución y apertura justa del espacio público para tod*s.

Cuál es exactamente tu tarea?
Principalmente participo en el equipo de acciones, que es responsable de la organización, planificación e implementación de todo tipo de manifestaciones en la vía pública.

Foto: Norbert Michalke

Qué te motivó a participar en Changing Cities?
En la primavera del 2020 realicé unas prácticas en el contexto de mi carrera con Changing Cities. Después me quedé.

Qué es lo que más te gusta?
Me gusta tener la posibilidad de participar junto a personas que piensan como yo, en el mejoramiento de la calidad de vida de mi ciudad. La combinación de informarse sobre temas específicos, leer, discutir y después poder implementar las ideas y proyectos en la calle… eso me encanta.

Podrías nombrar algún momento especifico qué mejor ilustre tu actividad?
El solo hecho de poder estar con mucha gente en la calle durante una acción que tal vez fue preparada en brevísimo tiempo, sin saber cuántas personas van a llegar y de manifestarse con otr*s que comparten la misma causa, ya es un momento especial. Un momento especifico que recuerdo mucho fue la manifestación en bicicleta del 12 de diciembre del 2020 reclamando por el cumplimiento del acuerdo de París sobre el cambio climático.

*Este texto fue publicado también en alemán en www.fahrrad-initiativen.de/beitraege/mit-rad-und-tat-ehrenamtliches-engagement-berliner-radinitiativen

CC BY-SA 4.0 Activismo en bicicleta y trabajo voluntario por la democratización de la vía pública von Nachrichtenpool Lateinamerika ist lizenziert unter Creative Commons Namensnennung-Weitergabe unter gleichen Bedingungen 4.0 international.

Das könnte dich auch interessieren

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.

Diese Webseite möchte Cookies für ein optimales Surferlebnis und zur anonymisierten statistischen Auswertung benutzen. Eine eingeschränkte Nutzung der Webseite ist auch ohne Cookies möglich. Siehe auch unsere Datenschutzerklärung.

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind auf "Cookies zulassen" eingestellt, um das beste Surferlebnis zu ermöglichen. Wenn du diese Website ohne Änderung der Cookie-Einstellungen verwendest oder auf "Akzeptieren" klickst, erklärst du sich damit einverstanden.

Schließen