Eduardo Galeano: Viaja la Voz…

„Viaja la voz, sin que la boca lo siga, mientras la pluma espera la llegada de la próxima voz“ El escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, fallecido el pasado 13 de Abril, a los 74 años, era una de las voces más críticas de la literatura latinoamericana. Con un estilo de difícil clasificación, entre la crónica periodística y la erudición histórica, destaca entre sus numerosas obras Las venas abiertas de América Latina, toda una declaración de principios y su libro más leído.

LA PLUMA
Eduardo Germán María Hughes Galeano nació el 3 de septiembre de 1940 en Montevideo en una familia acomodada, hijo de Eduardo Hughes Roosen y de Licia Esther Galeano Muñoz, de quien tomó el apellido para su carrera literaria. Se introdujo en el mundo del periodismo con 14 años, dibujando caricaturas políticas.
Integra y posteriormente fue redactor jefe del semanario Marcha (1961-1964), una publicación en la que colaboraron nombres como el peruano Mario Vargas Llosa y el uruguayo Mario Benedetti. También fue director del diario Época (1964-1966) y director de publicaciones de la Universidad de Uruguay (1964-1973). Ese último año se exilió en la ciudad de Buenos Aires, donde fundó la revista Crisis, que también dirigió.
„Me fui de Uruguay porque no me gusta estar preso y de Argentina porque no me gusta estar muerto“, recordaba en las tertulias con amigos. Establecido en Barcelona, continuó su obra con un claro acento latinoamericano, tampoco descuidó otra de sus grandes pasiones: el fútbol.
 Aunque sus ancestros fueron europeos, siempre tuvo una fuerte inclinación por el mundo indígena, de cuya causa fue activo militante. Galeano trazó artesanalmente con, en algunos casos, brevísimos trazos, el perfil de un continente con sus alegrías y tragedias. Curiosamente, los recreó con amor y con una llamada a la esperanza de lograr un mundo mejor lejos del pesimismo.

LA MEMORIA

El punto de inflexión en su carrera lo marcó Las venas abiertas de América Latina, un texto que apareció en 1971, que el describía como „una contrahistoria económica y política con fines de divulgación de datos desconocidos“. Un libro que está ligado a una anécdota: en 2009 el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, le regaló un ejemplar a su homólogo estadounidense, Barack Obama, durante la cumbre de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas).
Su regreso a Uruguay se produjo en 1985, una vez restaurada la democracia.
Allí, casi 30 años después de haber sido asesinado por la última dictadura militar uruguaya (1973-1985), los restos de Ubagesner Chávez Sosa, el primer desaparecido hallado e identificado en democracia, recibieron sepultura en Montevideo. Chávez Sosa, sindicalista y militante comunista uruguayo, había sido secuestrado y torturado. Durante casi tres décadas su paradero fue un misterio hasta que el 8 de agosto del año 2005, la Fuerza Aérea Uruguaya entregó un informe al presidente Tabaré Vázquez en el reconocía la muerte por torturas del desaparecido e informó que había sido enterrado en una chacra de Pando, noreste de Montevideo. Sus restos fueron trasladados a pie hasta el Cementerio del Buceo, al sur de Montevideo donde fueron inhumados ante una multitud de personas. Allí Eduardo Galeano dirigió unas palabras.

LA VOZ

„Yo aprendí hace muchos años que la vida consiste en elegir entre indignos e indignados, y yo estoy siempre con los indignados“, indicó el uruguayo en una entrevista con la agencia EFE en 2013.
 El autor murió en un centro hospitalario en el que fue ingresado recientemente debido a una de las muchas recaídas que venía sufriendo, después de una operación de cáncer de pulmón. Su filosofía de vida era que „para tener aliento, hay que tener desaliento, para levantarse hay que saber caerse, para ganar hay que saber perder y hay que saber que la vida es así no mas y que te caes y te levantas muchas veces. „Viaja la luz de las estrellas muertas, y por el vuelo de su fulgor las vemos vivas.
La guitarra, que no olvida a quien fue su compañero, suena sin que la toque la mano.

Viaja la voz, que sin la boca sigue“Ventana sobre la memoria (V)- Las palabras andantes
Eduardo Galeano también publicó: China (1964), Guatemala, país ocupado (1967); Reportajes (1967), Los fantasmas del día del león y otros relatos (1967), Su majestad el fútbol (1968), Vagamundo (1973); La canción de nosotros (1975); Días y noches de amor y guerra (1976) y Los nacimientos (1982), primer volumen de su trilogía Memorias del fuego, formada por Las caras y las máscaras (1984) y El siglo del viento (1986). El libro de los abrazos (1989); la novela ilustrada por el grabador (brasileño José Francisco Borges Las palabras andantes (1993); El fútbol a sol y sombra (1995); Patas arriba 1998); Bocas del tiempo (2004) y sus relatos Espejos: una historia casi universal (2008).

CC BY-SA 4.0 Eduardo Galeano: Viaja la Voz… von Nachrichtenpool Lateinamerika ist lizenziert unter Creative Commons Namensnennung-Weitergabe unter gleichen Bedingungen 4.0 international.

Das könnte dich auch interessieren

2 Kommentare zu „Eduardo Galeano: Viaja la Voz…

  1. EN PRIMERA INSTANCIA MI SALUDO Y FELICITACIONES A LA FAMILIA DE RADIO MATRACA DE BERLIN, ALEMANIA. SU TRABAJO RADIAL ES CLAVE Y FUNDAMENTAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS DE AMERICA. EL APORTE DE LOCUTORES, PERIODISTAS E INTELECTUALES LATINOAMERICANOS EN ALEMANIA ES SIN LUGAR A DUDAS ES UN MENSAJE DE ALIENTO Y DE REFLEXION PARA ACTUAR CON RESPONSABILIDAD CIUDADANA DESDE EL LADO CRITICO PARA REALIZAR LAS TRANSFORMACIONES ECONOMICAS Y SOCIALES PENDIENTES EN AMERICA DELSUR. GRACIAS.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.

Diese Webseite möchte Cookies für ein optimales Surferlebnis und zur anonymisierten statistischen Auswertung benutzen. Eine eingeschränkte Nutzung der Webseite ist auch ohne Cookies möglich. Siehe auch unsere Datenschutzerklärung.

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind auf "Cookies zulassen" eingestellt, um das beste Surferlebnis zu ermöglichen. Wenn du diese Website ohne Änderung der Cookie-Einstellungen verwendest oder auf "Akzeptieren" klickst, erklärst du sich damit einverstanden.

Schließen