Jens-Christian Wagner sobre concepto de Sitio de Memoria ex Colonia Dignidad

Jens-Christian Wagner 2018. Foto: Ute Löhning

(Berlin, 19 de octubre de 2022, interferencia/ND/poonal).- Conmemorar, documentar, educar: Entrevista con el historiador Jens-Christian Wagner, parte del equipo chileno-alemán de expertos mandatado por ambos gobiernos, que elaboró un concepto para un sitio de memoria en la ex Colonia Dignidad.

Jens-Christian Wagner es el director de la Fundación Sitios de Memoria Buchenwald y Mittelbau-Dora -que fueron ambos campos de concentración en tiempo del nacionalsocialismo en Alemania. Wagner forma parte de un grupo de expertos alemanes y chilenos encargados por los gobiernos de Alemania y de Chile de preparar el establecimiento de un sitio de memoria, documentación y derechos humanos respecto de la Colonia Dignidad en Chile.

Del 10 al 15 de octubre, el historiador acompaña a Bodo Ramelow, el Presidente del Bundesrat, el Consejo Federal de Alemania, en su viaje a Chile, el que, en términos generales, se enfoca en la transformación ecológica, tecnología solar, exportación de litio y hidrógeno verde. El 14 de octubre, la delegación visitó la ex Colonia Dignidad, la actual Villa Baviera y el 15 de octubre visitaron el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos y la tumba de Salvador Allende en el Cementerio Central de Santiago.

– ¿De dónde proviene su conexión con Colonia Dignidad?

Viví unos años en Chile cuando era niño y también cursé una pequeña parte de mis estudios en una universidad en Santiago. Como historiador me preocupa la justicia transicional, es decir, la pregunta de cómo las sociedades posdictatoriales se enfrentan a su pasado, no sólo respecto a Alemania, sino también a América Latina. En este contexto por supuesto que Chile juega un papel importante.

– ¿Por qué y con qué expectativas acompaña al Presidente del Bundesrat, Bodo Ramelow, en su viaje a Chile?

La Cancillería del Estado de Turingia [Bodo Ramelow es ministro presidente de este estado federado alemán también] y el señor Ramelow me pidieron que le acompañara como miembro externo de la delegación política. Mi expectativa es que esta visita promueva el proceso de establecimiento de un sitio de memoria y educativo en la ex Colonia Dignidad.

– En 2017, el Bundestag, la Cámara de Diputados, proclamó una noción que exige al Gobierno Federal, iniciar junto al Gobierno chileno, la implementación de un sitio de memoria, documentación y derechos humanos en Colonia Dignidad. Usted forma parte de un equipo de expertos que ha desarrollado un concepto para ello por encargo de los gobiernos alemán y chileno. ¿Cuál es la situación actual?

Por parte de Chile, este grupo lo integra la profesora Elizabeth Lira, decana de la Facultad de Psicología de la Universidad Alberto Hurtado, y Diego Matte, abogado y Director del Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile; mientras que por parte de Alemania, a la directora de la Fundación de Sitios de Memoria de Baja Sajonia y del sitio de memoria de Bergen-Belsen [ex campo de concentración en tiempo del nacionalsocialismo], la doctora Elke Gryglewski, y yo.

Juntos desarrollamos una propuesta para un sitio de memoria y de educación, y lo presentamos a las autoridades alemanas y chilenas hace aproximadamente un año y medio. En general, a ambos les pareció bien. Para nosotros era muy importante presentarlo también a las agrupaciones de víctimas. Lo hicimos en diciembre de 2021, entre otros lugares también en la Villa Baviera directamente.

Al mismo tiempo celebramos una ceremonia conmemorativa con diferentes grupos de víctimas, que fue un momento muy emotivo. Las víctimas recibieron bastante bien nuestra propuesta, aunque algunos colonos y colonas, es decir residentes de la ex Colonia Dignidad siguen teniendo reservas.

– En el contexto de la ex Colonia Dignidad, varios grupos de personas se convirtieron en víctimas. Entre ellos se encuentran los y las colonos alemanes del asentamiento, las víctimas chilenas de abuso y violación, de adopción forzada, de expulsión y también las víctimas de la dictadura, es decir, ex presos y presas que fueron torturados y los familiares de los detenidos desaparecidos. ¿Explíquenos por favor cuál es su idea detrás de la propuesta en este contexto complejo?

Un sitio de memoria en la ex Colonia Dignidad debería cumplir tres funciones: en primer lugar, una función conmemorativa, lo que significa que se debe recordar a los distintos grupos de víctimas.

En segundo lugar, una función de documentación, lo que significa que las pruebas de los delitos cometidos allí deben ser documentadas, conservadas y explicadas en exposiciones. Prevemos un concepto de exposiciones descentralizadas en las que se conmemora a los diferentes grupos de víctimas en lugares históricos relevantes. Para las víctimas chilenas de tortura y asesinato, se trata sobre todo de la bodega de papas [detenidos políticos fueron encarcelados y torturados allí], y posiblemente también del galpón de fardos [otro lugar de detención y tortura], que se encuentra algo alejado. Además y sobre todo, las fosas comunes exhumadas. Los cuerpos fueron exhumados de nuevo en 1978, quemados por colonos y la ceniza fue arrojada al río Perquilauquén.

En tercer lugar, está la función educativa, que no se puede separar de las otras funciones.

– ¿Qué significaría su propuesta para el futuro de los actuales colonos, que son alrededor de cien residentes en la actual Villa Baviera? ¿Podrían quedarse allí?

Nuestra propuesta prevé que el núcleo de la histórica Colonia Dignidad esté en torno al Freihaus, al Zippelhaus, al actual hotel [edificios que fueron de importancia central] que se despejará para utilizarlo como centro educativo y como monumento conmemorativo. Se creará también un nuevo pueblo en los alrededores. Para eso, se podrían seguir utilizándo algunos de los edificios existentes, pero también habría que construir otros nuevos. Sobre todo, se deberá posibilitar que las y los chilenos de los alrededores se instalen allí también. De este modo, Villa Baviera se transformará con el tiempo del enclave cerrado que desgraciadamente sigue siendo en un pueblo chileno más o menos normal.

– ¿De qué depende la aplicación de esta propuesta en términos concretos? ¿Qué se necesita para crear esta institución conmemorativa y educativa?

En primer lugar, hay que encontrar un patrocinador para este sitio de memoria chileno-alemán, que se tendrá que financiar con fondos de los dos gobiernos. Además, hay que resolver las cuestiones respecto a la propiedad y patrimonio nacional y llevar a cabo investigaciones históricas respecto de la arquitectura. Además, hay que desarrollar un concepto educativo concreto para las exposiciones. Y luego hay que aplicar todo esto. No se puede hacerlo de un día al otro.

Para finales del año, estamos preparando seminarios y talleres con las agrupaciones de víctimas y, por supuesto, sería bueno que no sólo habláramos de conceptos teóricos, sino que hubiera realmente una señal por parte de los dos gobiernos de que estos conceptos también pueden aplicarse de forma práctica.

– ¿Qué señales está recibiendo del gobierno alemán [socialdemócrata-verde-liberales] con el Ministerio de Relaciones Exteriores dirigido por los verdes y del gobierno de izquierdas de Chile con Gabriel Boric?

En términos generales, respecto a Chile, la situación ahora está mucho mejor que bajo el gobierno anterior, en el que vimos ministros cercanos a la ex Colonia Dignidad. Ahora Chile tiene un gobierno que demanda explícitamente el esclarecimiento de los crímenes cometidos durante la dictadura de Pinochet. Sin embargo, las señales de los gobiernos alemán y chileno son bastante débiles por el momento, lo que seguramente también está relacionado con el hecho de que ambos gobiernos tienen otras tareas urgentes. No obstante, el trabajo preparativo ya está hecho con nuestra propuesta. Ahora hay que implementarlo.

– Bodo Ramelow probablemente no puede iniciar eso. Pero durante el viaje a Chile habrá reuniones con el Presidente del Senado, con parlamentarios, con la embajadora. ¿Participará allí?

Formo parte de la delegación política que está presente en muchas conversaciones importantes. Y por supuesto, si puedo ayudar a que algo se mueva allí, lo haré. Por supuesto, la visita del Sr. Ramelow a la ex Colonia Dignidad es, en primer lugar, una visita simbólica solamente, cuyo objetivo principal es rendir homenaje a las víctimas. Un presidente del Bundesrat [Consejo Federal] no puede garantizar la aplicación de una resolución del Bundestag [Cámara de Diputados]. Hay que dejar esto bien claro. Pero una visita simbólica puede, por supuesto, tener también un efecto práctico al final.

Este artículo fue publicado originalmente en Interferencia en español. La versión alemana la puedes leer aquí  o en Neues Deutschland dónde fue publicada originalmente.

CC BY-SA 4.0 Jens-Christian Wagner sobre concepto de Sitio de Memoria ex Colonia Dignidad von Nachrichtenpool Lateinamerika ist lizenziert unter Creative Commons Namensnennung-Weitergabe unter gleichen Bedingungen 4.0 international.

Das könnte dich auch interessieren

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert

Diese Webseite möchte Cookies für ein optimales Surferlebnis und zur anonymisierten statistischen Auswertung benutzen. Eine eingeschränkte Nutzung der Webseite ist auch ohne Cookies möglich. Siehe auch unsere Datenschutzerklärung.

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind auf "Cookies zulassen" eingestellt, um das beste Surferlebnis zu ermöglichen. Wenn du diese Website ohne Änderung der Cookie-Einstellungen verwendest oder auf "Akzeptieren" klickst, erklärst du sich damit einverstanden.

Schließen