Alcanzar el espacio público con una radio comunitaria

(Rosario, 28 de marzo 2020, npla).- En Argentina, los grupos indígenas llevan una larga historia de conflictos y expulsiónes violentas. Desde los tiempos coloniales, tanto culturas indígenas como afroargentinas estaban excluídas territorialmente y de la sociedad. La nación argentina se fundó en el año 1853 como pais de y para blancos europeos, siendo Buenos Aires el caso más representativo. A los grupos no europeos se los caracterizó como „salvajes barabaros“, que estaban impidiendo el desarollo del país. En los libros de historia se hablaba de lo indígena como „extinguido“.

Pero siempre estuvieron y siguen estando. Según el censo de 2001 más de 600 000 habitantes del país se reconocen miembros de un grupo de indígenas y hoy en día quedan por lo menos treinta lenguas indígenas distintas en Argentina. Teniendo en cuenta la discriminiación, que aún perdura hacia los pueblos indígenas, estos números no reflejan la realidad dado que quedan exluidos aquellos que prefieren esconder su descendencia. Desde hace generaciónes hay grupos que luchan para que el gobierno argentino reconozca por ley sus territorios, sus idiomas y sus culturas. Solo desde el año 1994 la constitución de Argentina reconoce solo la preexistencia de grupos indígenas y proclama su protección.

Migraciones indígenas entre campo y ciudad

Las constantes violaciones a las leyes territoriales y la avanzada explotación de las tierras, permiten que gran parte del territorio indígena esté utilizado para el masivo monocultivo de la soja. El boom de la soja garantiza, a los terratenientes, ganancias que son reinvertidas en los mercados inmobiliarios de los centros urbanos como Buenos Aires o Rosario. Mientras tanto cada vez más habitantes de las regiones rurales se ven obligados a migrar a estas ciudades para encontrar trabajo y condiciones de vida que sean más favorables. Muchas de estas personas trabajan como mano de obra barata en las obras de construcción de rascacielos o como personal de limpieza en apartamentos del centro. Al mismo tiempo la gente vive una vida humilde en condiciones de pobreza en barrios alejados que carecen de los servicios minimos: viviendas dignas, conexión con la red de transporte público, servicios públicos como agua potable y luz eléctrica, atención médica, trabajo rentable, escuelas, parques y plazas y otros espacios públicos.

Sumado a las características materiales de estos territorios, existe un fuerte estigma territorial sobre los mismos, que se extiende sobre todo por los medios de comunicacion hegemónicos: Barrios pobres aparecen unicamente como lugares de defectos, violencia, inseguridad y crimenes como el narcotráfico. Las comunidades indígenas urbanas estan incluidas en esta estigmatizacion y tambien afectadas por sus implicancias. Lo que se dice de estos territorios a través de los medios hegemónicos, y lo que de esta manera forma el espacio público de sus habitantes, impone una identidad limitada del territorio y les habitantes no tienen voz para mostrar su propia vision de la realidad vivida. Medios propios de comunicación, como es la radio comunitaria, posibilitan a las comunidades, indígenas o no-indígenas, autodefinirse y definirse hacia afuera – mas allá de los imaginarios esterotítipcos de afuera del territorio.

Oscar Talero tiene 57 años, es indígena qom y vive en el barrio Los Pumitas ubicado en la ciudad de Rosario. En el año 1986 fue a vivir a la ciudad, como muchos otros habitantes del norte del pais, depues de decadas de usurpación de tierras, desmonte y mecanización de la cosecha de algodón. Después de haber trabajado en obras de consturcción en el centro de la ciudad empezó a organizarse junto con otres habitantes indígenas del barrio Los Pumitas, para trabajar juntos con la meta de alcanzar una mejora en la situación territorial. „Nosotros reclamamos que podamos ser ciudadanos e indígenas de esta ciudad y que podamos pagar nuestros impuestos, electricidad y agua o el colectivo.“

„Nuestra comunidad es la base de nuestra lucha“

En el año 2004 por fin los habitantes del barrio lograron tener la inscripción de su comunidad indígena en el RENACI (Registro Nacional de Comunidades Indígenas), bajo el nombre Qadhuoqte. En la lengua Qomlaqtaq esto significa „base“ o „cimiento“. La inscripción fue un paso importante, porque asegura a las familias indígenas del barrio la protección legal y el apoyo financiero del estado. La municipalidad luego comenzó el proceso de urbanización del barrio, pero hasta el día de hoy aún no ha terminado el mejoramiento de las calles y la regularización de los servicios de luz y agua.

Oscar Talero, siendo el actual referente de la comunidad Qom Qadhuqote, sostiene que hasta la actualidad la identidad indígena es tomada como extinguida. Da como ejemplo el escudo de la provincia de Santa Fe, de la cual Rosario es la capital. Hasta el dia de hoy, explica, esta tiene como emblema una lanza venciendo sobre dos flechas, simbolizando asi la derrota de los grupos indígenas. „Si nosotros esperamos hasta que la municipalidad haga algo por nosotros, nunca va a pasar nada. Esto ya lo sabemos. Por esto empezamos a reclamar, a reclamar, a reclamar. Y a estar unidos si queremos ser ecuchados.“

Por esto, desde el año 2018, la comunidad Qadhuoqte acciona a travez de la radio comunicación. Despues de 15 años de trabajo para obtener los recursos economicos y técnicos necesarios, y con el apoyo de la radio comunitaria de Rosario „Aire Libre“ y de FARCO, lograron instalar la Radio FM QADHUOQTE en su frequencia 94.5. Desde aquel entonces la radio transmite su propio programa. Despues de haber instalado una antena mas potente la emisora, amplió su radio de 500 metros a seis kilómetros. Asi les habitantes de Los Pumitas y los barrios de los alrededores Rouillón, Villa Banana y Travesía, que estan en situaciones similares, pueden escuchar los programas con celulares o radios. Música folklórica acompaña a los programas „de la comunidad para la comunidad“. Una vecina de Los Pumitas dice: „Estoy orgullosa porque tenemos nuestra propia radio en el barrio y porque es intercultural. Se escucha tanto nuestra propia lengua qom como el castellano.“

En las mañanas de lunes a viernes la radio FM QADHUOQTE retransmite programas de la radio ALER Satelital que llega desde Ecuador, donde pasan noticias de toda Latinoamérica. También hay otros programas, que estan hechos por habitantes tanto del mismo barrio como de otras comunidades. Un dia las enfermeras del centro de salud informan a sus oyentes sobre temas de la salud. Otro dia las locutoras y activistas indígenas feministas Graciela Castro y Eufelia Morales en su programa llamado „Las voces de las mujeres originarias“ con sus invitades discuten el papel de las mujeres indígenas. Otro dia el joven autor qom Ronaldo toca distintos temas interculturales en su programa llamado „Voces al Aire“. Otro dia la maestra Andrea, junto con sus alumnes cambia el aula de clase por el estudio radial. Y otro dia los locutores Carlos y Carlitos en su programa „La Pasión Norteña“ cuentan de sus experiencias siendo jóvenes trabajadores en la cosecha de algodón o su amor por el folklore norteño – el Chamamé y la Chacarera. Les oyentes pueden mandar mensajes de audio o llamar por telefono para pedir temas musicales o saludar a sus familias y amiges.

Alcanzar el espacio público con una radio comunitaria

Fotos y dibujos: Tobias Mönch

Así la radio tanto indígena como comunitaria FM QADHUOQTE trata de crear un espacio público abierto y diverso que supera las viejas y profundas quebraduras de la sociedad argentina. Hacerse visible o mejor dicho „hacerse oir“ en lo público, en los medios, en la ciudad, para personas indígenas u otros grupos excluidos de los medios hegemónicos, no es normal. Especialmente para les habitantes jovenes de Los Pumitas la radio ofrece una posibilidad de reflejar, intercambiar saberes y experiencias en lo bueno y lo malo, hablar sobre lo que es su realidad y identidad, las discriminaciónes y levantar sus voces en diálogo con los demás habitantes de su barrio.

Para poder realizar su trabajo, la organización Qadhuoqte depende de donaciones para el pago a les locutores, talleres técnicos a la comunidad o viajes a otras radios indígenas y comunitarias. Estan tratando de llegar a ser una radio en internet. Tambien se necesitan equipos portátiles para la transmision de asambleas en internet, cables, micróphonos, cámaras fotográficas y pies de micróphonos.

 

Podés donar desde Argentina.

COMUNIDAD QADHUOQTE
Cuit: 30708850566
CBU: 01101405400140244037476
Banco Nación

O desde fuera de la Argentina a través de la cuenta Paypal

 

»fm-qadhuoqte-spenden@gmx.de«

De esta manera las donaciones llegarán a la organización Qadhuoqte, evitando las dificultades que traen los distintos sistemas bancarias y sus tasas.

 

Quien quisiera ponerse en contacto con la FM QADHUOQTE puede hacerlo a travez de su pagina web en Facebook bajo el mismo nombre.

Artículo públicado por Tobias Mönch, con el permiso de la Radio FM Qadhuoqte y Oscar Talero, representante de la comunidad Qadhuoqte. Tobias Mönch hizo una investigación antropológica en Los Pumitas entre marzo y junio 2019 en el marco de la carrera „Urbanismo Histórico“ de la Technische Universität Berlin. Contacto: tobi_moench@gmx.net

 

Version en alemán

CC BY-SA 4.0 Alcanzar el espacio público con una radio comunitaria von Nachrichtenpool Lateinamerika ist lizenziert unter Creative Commons Namensnennung-Weitergabe unter gleichen Bedingungen 4.0 international.

Das könnte dich auch interessieren

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.

Diese Webseite möchte Cookies für ein optimales Surferlebnis und zur anonymisierten statistischen Auswertung benutzen. Eine eingeschränkte Nutzung der Webseite ist auch ohne Cookies möglich. Siehe auch unsere Datenschutzerklärung.

Die Cookie-Einstellungen auf dieser Website sind auf "Cookies zulassen" eingestellt, um das beste Surferlebnis zu ermöglichen. Wenn du diese Website ohne Änderung der Cookie-Einstellungen verwendest oder auf "Akzeptieren" klickst, erklärst du sich damit einverstanden.

Schließen